Google+

¿Somos inocentes?

Hoy es el día que es y mientras leo la "broma" de Real Decreto de medidas urgentes giran a mi alrededor las ideas sobre las medidas ya tomadas normativa o fácticamente y sus objetivos declarados y efectos 'colaterales' no deseables pero, sin duda, presentes.

Hace tiempo que desde esta ventanita y desde otras grandes puertas se reclama que seamos los propios profesionales los que propongamos innovaciones, reingenierías, cambios... en fin: IDEAS que permitan al sistema ser más eficiente sin que los usuarios desfavorecidos sean los que acaben sufriendo las medidas restrictivas y la respuesta ha sido, a mi entender, un bonito conjunto vacío.

Se quejan muchos, y no sin razón, de que los profesionales "funcionarios" (denominación errónea, lo sé pero clarificadora) son fuente directa e indirecta del 'despilfarro' y que por eso la parte fuerte de las medidas a tomar ha de ir encaminada hacia ellos... y para ejemplo la medida tomada por la CAM respecto a gran parte de las situaciones de ILT (salvo las situaciones de maternidad y Accidente laboral, según he leído).

Es una de esas medidas en las que "pagan justos por pecadores"... ¿seguro? ¿Era 'justo' que los que conocían ciertas situaciones no sólo no las denunciasen sino que las amparasen e impidiesen su estudio? ¿Era 'justo' tanto silencio? Esa pelota ha ido pasando de un tejado a otro sin mucha fortuna y ahora nos vemos abocados a una especie de "exprimento social" en el que, como cuando fue de la gripe H1N1, se va a poder comparar lo que sucede y no me refiero a lo obvio de las cifras sino al otras consecuencias colaterales de una medida tan brusca... recuerdo mi varicela... aquellos 5 días fueron 20000 Pts de descuento... yo hubiera querido ir a trabajar porque podía (apenas tuve fiebre 1 día) pero... por "salud pública" me dijeron que me pusiera de baja y me descontaron la cantidad correspondiente.

El decreto-broma mencionaba medidas en la línea de minorar el impacto que los años de servicio tienen en las retribuciones... Aquí también hubo mucho silencio tanto sobre el sistema imperante desde tiempos inmemoriales (los trienios) como sobre el nuevo sistema disfrazado de carrera profesional pero que, en la práctica hasta ahora ha sido un sistema de septenios (+ o - según dónde te tocase) con retribución muy desigual... y ya que estoy en ello ¿Ha pensado alguien que los recortes más brutales se están aplicando en los ámbitos en los que más se retribuía (salvo Navarra)? Seguramente habrá datos que me desmientan pero es la sensación que me invade y que algunos expresan de un modo más violento.

En fin, el año termina y bien creo que no ha sido el "annus horribilis" sino que sólo es el "año del principio" pero también creo que los profesionales aún estamos a tiempo de aportar algo más que acciones resesas de sabor rancio y objetivos inmovilistas; debemos actuar para que el cambio de situación sea lo menos perjudicial para los pacientes, para el sistema y para nuestras profesiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Normas de Publicación de Comentarios:

1.-Non se aceptarán comentarios que non teñan relación coa temática tratada neste blogue e o artigo en cuestión. Para comentarios de índole xeral empregar outras canles.
2.-Prefírense os comentarios asinados ainda que se permiten os anónimos. A educación e o respeto son imprescindibles porén a confrontación argumental que poida existir. Non se publicarán descualificacions ou insultos aínda que o autor se identifique.
3.-Si o teu comentario non se publica ó cabo de 48 horas podes porte en contacto polas vías alternativas; asemade si sufres atrancos técnicos.

Gracias pola túa aportación
Gracias por tu aportación
thanks for your input