Google+

Mil verbas para empoderar con xeito

Unha mañan calquena na sala de endoscopias:

Profesional: Buenos días, me llamo Salvador y soy enfermero de la sala de endoscopias. ¿Cómo se llama usted?
Paciente 1: José Pérez, pero me llaman "Pepito"
Profesional: Don José; le voy a hacer unas preguntas de comprobación ¿qué prueba le vamos a hacer?
Paciente 1: mirarme por "el curso"... o eso me han dicho...
Profesional: Una colonoscopia... y dígame ¿tiene alergia a algún medicamento?
Paciente 1: Tomo para la tensión y el colesterol, pero no los he tomado esta mañana
Profesional: No, me refiero a si sabe de algún medicamento que le haga mal...
Paciente 1: No, no que yo sepa.
.
.
.
Tras 20' de prueba, limpieza y preparación de la sala entra el siguiente paciente
Profesional: Buenos días, me llamo Salvador y soy enfermero de la sala de endoscopias. ¿Cómo se llama usted?
Paciente 1: María Pérez, pero me llaman "Pepita"
Profesional: Doña María; le voy a hacer unas preguntas de comprobación ¿qué prueba le vamos a hacer?
Paciente 1: Eso de las gomas... por arriba y por abajo...
Profesional: Una colonoscopia y una gastroscopia... y dígame ¿tiene alergia a algún medicamento?
Paciente 1: No, yo como de todo...
Profesional: No, me refiero a si sabe de algún medicamento que le haga mal...
Paciente 1: No, nunca me ha pasado nada.
.
.
.
Así poderiamos escribir unha novela ou, como se estila agora, un "relato de experiencias" que dá mais caché e seica ten impacto...

O certo é que igual que para os procesos clínicos e os riscos de saúde hai que facer unha coidadosa selección e estratificación dos casos tamén habería que facelo para a toma de responsabilidade nas propias decisions de saúde como xa albisquei cando escribín aquela entrada sobre o empoderamento dos doentes maiores (coa "nominación" dos coidadores como axentes a empoderar en moitos casos).

A foto dentro da foto... 
Pero esa estratificación precisa ferramentas certeras, fiables e doadas tal e como a ten a estratificación dos procesos clínicos... e eu que son así de atrevido e incosnciente sin persignarme ou pasar pola mínima búsqueda en pubmed ou google cadrei esas experiencias da sala de endoscopias e pensei nun "test" rápido para estratificar a capacidade dun usuario para tomar decisions de saúde baseado no coñecemento de certa terminoloxía de saúde... como "alerxia", "colonoscopia", "polipo"  e así ata 10 en cada proba... as verbas non contarían por igual (habería 3 niveis de dificultade); esta ferramenta precisaría o apoio das TICs porque precisaría unha boa base de verbas (agrupadas por niveis) para non facer sempre o mesmo test... cecais con 1000 verbas abondaría...

Como sei que esta entrada en galego non a leerá moita xente e menos comentarla pois igual a traduzo... ó inglés...

Open access para todos, una propuesta.

http://cuadernillosanitario.blogspot.com/
Publicar en piedra
A veces no queda más remedio que ser presuntuoso porque si dedicas horas y horas a un estudio no es sólo para llevar los resultados preliminares a un congreso o para divulgar las conclusiones en un blog o revista local. Si de verdad crees que lo que has investigado puede interesar a otros profesionales y repercutir en los cuidados que se prestan y los resultados que se obtienen en los pacientes tu DEBER es publicar; pero, ¿a qué precio?.

En nuestro entorno se da la gran paradoja de que, siendo todo muy mejorable, existen fondos públicos que financian estudios de investigación y fondos públicos que se usan para financiar el acceso a plataformas y revistas internacionales donde se publica ESA investigación: estamos pagando con dinero de todos lo mismo dos veces y, por encima, esos estudios de investigación "se esconden" tras la cortinilla del acceso bajo pago.

Tratando de conocer las condiciones de algunas de las principales publicaciones en investigación enfermera encontré que intentar de poner esa "pica en Flandes" siendo coherente con mis planteamientos sobre la difusión en abierto me podría salir en 3000$...

Pero en el mismo documento se puede ver que en varios países existen diversas iniciativas para garantizar que los estudios publicados son accesibles bien mediante la cobertura de dicha tasa, bien mediante un acuerdo con la editorial para una copublicación (con o sin período de cadencia) en un repositorio como por ejemplo (tal vez el más conocido) Pubmed central.

Pero no debemos olvidar que el principal problema es que los INVESTIGADORES se ven obligados a buscar publicar en determinadas revistas porque los baremos académicos y los de los financiadores caen en la impactolatría sin darse cuenta que, de esa forma impiden que esos estudios repercutan en nuestro propio medio.

Es necesario introducir en esos baremos medidas de cordura que, cuando menos, conduzcan al uso de un mix de índices bibliométricos (además de otras medidas de impacto) y a la introducción de mecanismos que proporcionen a las entidades públicas que financian estudios de investigación la propiedad (compartida con el autor) de los derechos de licencia de difusión en abierto.

Para ello haría falta algo tan escaso en este país como es el dialogo... ANECA y FECYT tendrían que hacer un frente común para que las editoriales firmasen con ellos un acuerdo que permitiese, como mínimo, la creación de un repositorio para los estudios financiados... a ver si algún día.

Como cierre comparto este vídeo de FEGAS en el que explican el Open Access

Appsalud y Segpac A propósito de una alerta.

Cuando hablamos de un sistema de alerta electrónica los profesionales esperamos un sistema que evite riesgos o daños fruto de las múltiples circunstancias e interacciones que se producen en la atención sanitaria.

Kafkiano...
Ya hace unos meses la AEMPS lanzó una alerta muy concreta sobre la posibilidad de una lectura errónea de glucemia por parte de un dispositivo concreto si el paciente estaba a tratamiento con Ceftriaxona.

A mí aquello me hizo reflexionar sobre la posibilidad de que un paciente que emplease una appsalud de "fuera del sistema" se viese dañado como consecuencia de la falta de conexión entre esa app y "todo lo demás"...

Es de reconocer que ahora mismo sin apps por el medio "dentro" del sistema NO disponemos (con honrosas excepciones) de más alerta que las notas/correos que los organismos tratan de hacer llegar a los profesionales (con escaso éxito por su parte e interés por la nuestra).

Pese a todo seguimos en esa especie de "fuga hacia adelante" propugnando dedicar fondos a desarrollos futuribles bajo la presión de intereses externos en lugar de hacer las mejoras necesarias en los sistemas para establecer alertas inteligentes porque si cada vez que se prescribe "Ceftriaxona" salta una alerta tipo >"atención compruebe que el paciente.... " seguramente se acabe por no hacerle caso... (está demostrado).

Si la alerta salta sólo cuando la HCE "cruza" ambos datos... >"atención este medicamento interacciona con otro tratamiento o dispositivo que emplea el paciente" dicha alerta no resultará tan frecuente ni molesta y es de esperar que el profesional le preste atención...

¿Y qué pasa con el paciente?¿es tonto? Pues no, el usuario también puede estar alerta ante estos avisos pero ¿tiene conocimiento de la fuente? La AEMPS emite alertas públicas y posee servicios de suscripción desde el clásico correo electrónico hasta RSS... tal vez en un futuro las appsalud accedan a esta fuente para comprobar interacciones de "su" dispositivo y adelantarse... pero mientras tanto veo que las appsalud de "fuera del sistema" tienen riesgos que deberíamos vigilar si están cubiertos o no antes de "recetarlas".

¿Investigar o INVESTIGAR? Pero trabajar con método al fin y al cabo.

Esta entrada es la continuación lógica de anteriores entradas y de las conversaciones en twitter en las que resurge un debate de hace un año en el blog de Ebevidencia Investigación en cuidados: ¿Qué enfermeras tienen que hacerlo?
Transferencia de conocimiento...
No cabe duda que el punto de partida, en el que una gran mayoría coincidimos es: No es aceptable trabajar basados en creencias ("creo que...") o basados en eminencias ("como soy el que más títulos tiene...").

Pero, como existe un gran vacío en las evidencias disponibles y demasiados intereses en primar evidencias 'digeridas' parece necesario seguir hablando de investigación en enfermería... Pero antes de la exposición de argumentos es necesario entrar en "la imagen" con la que cada uno hablamos.

Cuando se debate sobre investigar en cuidados no parece que se esté hablando sólo de resolver cuestiones que surgen en la práctica diaria o en generar cuestiones sobre la práctica que realizamos y los resultados en los usuarios... en muchos casos se habla de INVESTIGAR como una ocupación o campo de trabajo inevitablemente unido a fondos de financiación, criterios de evaluación e "impactolatría".

El método como baremo.

Sin embargo todos coincidimos en que un estudio que genere debate o trate de resolver una duda tiene un único ingrediente inexcusable: Una metodología correcta.

Hasta hace poco reflejar la complejidad de muchos trabajos de investigación venía limitada por el espacio (en páginas o en megabites) que los editores de las publicaciones ponían a disposición. Esta limitación, a su vez, retaba al investigador a sintetizar no sólo sus hallazgos sino la validez del método empleado. Por suerte esto ha cambiado y podemos referir (en el documento principal o como anexos) todos los detalles del trabajo realizado e, incluso, podemos (y me atrevo a añadir DEBEMOS) compartir la tabla de datos brutos debidamente anonimizados.

Cierto es que entre investigar e INVESTIGAR hay diferencias pues no sería lógico que los organismos de financiación (públicos y privados) pusieran fondos a disposición del primero que pasase por allí sin cubrir una serie de requisitos previos, puede que incluso con títulos por medio (como lo será pronto con el doctorado para los organismos públicos) pero ¿y lo que NO son fondos?.

Como investigador "de provincias" me parece más interesante la posibilidad de obtener TIEMPO que la de obtener dinero... pero el problema de fondo es que parece plantearse que los INVESTIGADORES han de ser profesionales de ese campo cosa que puede ser necesaria si, pero no exclusiva... no se trata de restar sino de sumar conocimiento y, sobre todo, de exigir método.

NICE y los ratios: sólo sé que no sé nada, que no es poco

El equilibrio es la única opción
Justo el día antes de marchar de vacaciones el NICE publicó un documento muy esperado: Safe staffing for nursing in adult inpatient wards in acute hospitals (PDF) una guía surgida de la comprobación de que el escenario de "control económico" del NHS había producido de forma directa e innegable daños a los pacientes. La punta del iceberg fue el escándalo de Mid Staffordshire constatado en el 'informe Francis' y otros informes que señala la propia guía.

Su lectura me reafirma varias ideas que llevo exponiendo en este blog desde hace algún tiempo:

*Aún no disponemos de 'base de evidencia' completa y lo más cercana posible sobre el tema... Necesitamos más primarios bien orientados .
*Es absurdo hablar de ratios por camas e, incluso, por habitantes. Es absurdo hablar de ratios de una categoría en exclusiva (en el contexto de la administración en España) y es necesario empezar a tener en cuenta el "mix de competencias".
*Algo se lleva haciendo bien desde hace tiempo: la monitorización de "eventos centinela" (UPP, Caídas...) pero no le damos (trabajadores Y gestores) el uso (análisis y corrección de fallos) y la importancia que deberían tener.

Ideas a cambiar.

Que el "cálculo" de plantillas es algo fijo; sin duda tiene estacionalidad y variabilidad entre las distintas unidades según las necesidades de cuidados de los pacientes... La propia guía lo afirma así:
There is no single nursing staff-to-patient ratio that can be applied across the whole range of
wards to safely meet patients' nursing needs. Each ward has to determine its nursing staff
requirements to ensure safe patient care.
El énfasis debe ponerse en la atención segura al paciente, no en el mínimo de personal disponible.

Ello nos lleva a un escenario en el que cierta parte de la estructura ha de ser "flotante" no para cubrir (como ahora) únicamente 'incidencias' del personal sino para ajustar las plantillas a las necesidades.

Desde mi punto de vista este concepto no es viable sin una remodelación de la atención hospitalaria en la que se pase de la hospitalización por especialidades a una organización de las unidades por niveles de cuidados; algo que ya he delineado en algún comentario en otros blogs.

Un último apunte: A los macrogestores; Antes de constituir unidades de gestión clínica con sus objetivos es necesario pertrechar a los gestores de dichas unidades de un marco de principios, una zona de diálogo, un foco y unas herramientas como estas incluso obligatorias desde el punto de vista legal como la señalada en este blog de Pennsylvania o la exitosa (en resultados para los pacientes) de California.