El club de las criticas lectoras

Esta entrada nace como tantas otras de un tweet....
Llevo dándole vueltas a esta idea hace tiempo, en un momento hicimos un ensayo gracias a la generosidad de Olga @Tekuidamos y tuvo como defecto, tal vez, la carencia de un método de trabajo y que la selección del artículo pudo no interesar a tod@s los que se habían apuntado al grupo.

Tras leer el artículo "Effect of online journal club on evidence-based practice knowledge, intent, and utilization in school nurses" (TC) he decido volver a dedicarle tiempo a esta idea valorando sus pros y contras:

Pros:
1)Aprendizaje compartido
2)Apertura de miras tanto en conceptos clínicos como en prácticas innovadoras

Contras:
1)Cómo poner a disposición el artículo original
2)Traducción de artículos en idiomas diferentes al castellano
3)Falta de conocimientos metodológicos y de disponibilidad de expertos que nos asesoren

Para esta tercera barrera no tengo una solución 'directa' pero tal vez la propia puesta en marcha del proyecto sea la respuesta.

Como opciones prácticas quiero valorar

*Usar un grupo cerrado de Facebook o una página de google (pero no sé como operativizar una restricción de acceso) 
*Seleccionar sólo artículos de acceso libre lo que sería coherente con mi posición pro Openaccess aunque se puede valorar la idea de subir el artículo seleccionado a Dropbox y enviar el enlace a quienes lo soliciten tal y como hago con TC en esta entrada, luego el artículo se borraría una vez realizada la LC.

Puede que una aplicación tipo "campus" como moodle (o Elluminate Live! que usan en el artículo referenciado) fuera lo ideal, pero mientras sean de pago no lo veo.

La mecánica de trabajo podría ser como sigue (acepto propuestas):

*A principio de mes se presentaría el artículo seleccionado con sus datos básicos, su resumen traducido (si no está en castellano) y su enlace.
*En un plazo de 15 días los interesados fijarían la fecha de la sesión grupal (para ello podríamos usar http://www.doodle.com u otra herramienta según la plataforma en la que se ponga en marcha esto).
*En la sesión la persona que presenta el artículo realiza el comentario crítico (acompañado de un resumen estructurado si lo desea) y el grupo comenta el artículo su análisis y las implicaciones.
*Como esa sesión es cerrada quien propuso el artículo y expuso su comentario crítico podrá usar ese material como mejor le interese; esto es, podrá publicarlo en su blog o enviarlo a publicaciones registradas.
*En la última semana del mes se consensuaría en el grupo el artículo del mes siguiente.

En fin, ahora dejaré la idea flotando y a la vuelta de las vacaciones sonará la alarma de mi calendario recordándomelo....

PD: En ningún caso he pensado en "cerrar" el acceso a quien le interese participar, pero si he visto la necesidad de crear una zona de trabajo lejos de comentarios "graciosos" o poco colaborativos

Pasqal 13 La calidad, un campo para todos que no tiene que ser "aburrido"

El pasado viernes aproveché la oportunidad que me brindaron los amigos de Pasqal (Asociación de Calidad Asistencial del Principado de Asturias para corregir el error personal de no conocer la zona de las fuentes del Narcea al tiempo que salí de mi errada idea de que las reuniones de calidad son 'tochos' sobre sistemas de acreditación, auditorías y sexo celestial.

Aprendí de primera mano de dos grandes conocedores del uso de las TIC en sanidad como son @doctorin y @rcofinof que ello no tiene que traer consigo la realización de grandes gastos en "trebellos" sino un ejercicio de practicidad e ingenio con la mirada siempre pendiente en los efectos colaterales no deseados que las diferencias de acceso al mundo digital pueden causar paradojas (ley de cuidados inversos, etc) resumidas en la frase
"Abuelas de 80 años con 450€ de pensión, telemonitorizados con smartphones, controles periódicos de signos vitales, sin ley de dependencia, con 50% de sus hijos y nietos en el paro, tomando condroprotectores y prazoles de novísima generación"
 La jornada estuvo precedida de un taller práctico a modo de jam session en el que se pudo apreciar que es el enfoque práctico lo que más se necesita para que el uso de las herramientas disponibles adquiera "masa crítica" que permita demostrar su valor para los usuarios del SNS.

En cuanto a las comunicaciones... a mi me gustó y mucho el mix multiprofesional (interdisciplinar es el término fetén) de la jornada y ver que la enfermería da un alto nivel en este marco; también me gustó la clara orientación a la seguridad del paciente de muchos de los trabajos os invito a estar pendientes de la página de la jornada que me han dicho que colgarían allí las ponencias.

Por último destacar el interesantísmo proyecto que expuso @Bebra_enf que tras el título "Mejora de la calidad de los cuidados. Incorporación de la evidencia a la practica clínica" muestra el despliegue de una estrategia de integración de las evidencias en las herramientas informáticas de gestión de cuidados Lo seguiré de cerca.

Prevención de la Yatrogenia por infoxicación

A raiz de la anterior entrada y en medio de la resaca de #AENTDE2012 hoy mientras trotaba pensé en aquel cambio que propuse para los NICs 8180 y 8190 y en la necesidad de etiquetar ese símil de "déficit de conocimietnos" que padecen los pacientes que, tras buscar en la red, acuden con información contradictoria incluso potencialmente peligrosa para que los profesionales se la aclaren... Sería un buen trabajo definir cómo la infoxicación puede poner en riesgo a los pacientes, establecer unos objetivos y "declarar" unas intervenciones; nada que no hagan ya muchos profesionales 'precribiendo' enlaces bien de elaboración propia, bien institucional (lo menos), bien "de confianza".


Pero ese pensamiento se mezcló, por cosa de la hipoxia/hipoglucemia, con la reciente lectura sobre la "generación Y" esta nueva generación de enfermería que es "nativa digital" y que ya está tomando la iniciativa en el campo de la generación de contenidos de confianza e, incluso, avanzando más allá y siendo conscientes de que a partir de ahora en nuestro entorno (y tambien en los paises en desarrollo) la batalla del acceso a la información se va a librar en los dispositivos móviles; ha tomado la iniciativa en el campo de las apps. Bien, esta generación ¿es consciente de que en todo ese tráfico de datos e información puede comprometerse la seguridad del paciente?¿ de dónde "beberán" las recomendaciones que difundan?


Pacientes empoderados pero potencialmente desorientados y profesionales digitalizados que los reconduzcan generarán el necesario clima de confianza en torno al uso de las TIC en nuestro campo... pero hemos de estar atentos a que no se alteren esas variables...

El cuento de las apps

Hace ya bastante tiempo que está claro que las apps son el "mercado emergente" en sanidad y es por ello que se encuentra sometido a una contínua presión desde múltiples flancos con sus intereses.

En nuestro entorno muchos son los emprendedores que están diseñando apps e incluso existe ya algún desarrollo de una aplicación que ayuda a "prescribir" apps (para todo esto os recomiendo seguir a @TGPSite y su blog siempre en la nube) pero las instituciones y las asociaciones en general y salvo alguna honrosa excepción parece que se suman a una especie de "pirateo" moral vendiendo el aire que otros trabajan.

Creo que a nivel de la administración existe un peligroso atraso a la hora de establecer unos mínimos de seguridad para que las apps sean utilizadas como "herramientas" de nuestro SNS... pongamos por caso el control de glucemia o de TA... si un paciente al que en su Zona básica de salud su equipo le ha recomendado seguir sus controles con tal o cual app luego se va a residir a otra Autonomía... o simplemente a otra Zona... sus datos se "pierden" para el sistema? Su identificación y la estructura de los datos es estandarizable (es más estoy seguro que dicho estandar ya existe) Esos criterios son los que deben conocer los desarrolladores ahora para que las apps del futuro funcionen No etiquetas de lobbies que abren y cierran puertas.

EDICIÓN: 20:20

Esta mañana no me dio tiempo a señalar o clarificar que ni me opongo a las apps ni a su integración en los servicios que prestamos los profesionales del SNS sólo quisiera que su "certificación"  fuese algo transparente desde el principio me preocupa el tema de la interoperabilidad y el de la protección de datos Y creo que vamos a necesitar formación específica para el manejo de los flujos de datos que se generen con las apps... imaginemos 1200 diabéticos de una ZBS enviando sus datos... semanalmente... es muy necesario tener una visión del conjunto para una implantación con garantías de UTILIDAD y EFICIENCIA.

Y en esto la idiosincrasia y organización de nuestro SNS hace que algunas de las tendencias que se observan en el uso de las apps en USA nos resulten 'extrañas' como puede ser Find a Specialist... ¿Tenemos cultura para este tipo de cosas aquí (tanto los usuarios como los profesionales)? Largo es ese camino.

EDICIÓN 9/6/2012

Al poco de escribir esta entrada re-encontré el blog de Lost nurse in the digital era que acababa de asistir al AppsOnHealth en el Hospital San joan de deu en la que se vislumbran parte de las presiones de las que hablaba en el primer párrafo y de cómo este campo es una inmensa oportunidad para quienes tengan el valor y la decisión de aplicar en él sus ideas lo que no invalida mis precisiones sobre la necesidad de seguridad y de interoperabilidad... está claro que el coste de estas apps acabará repercutiendo en el usuario bien por el pago de descarga, bien por el pago del tráfico de datos o por un mix de ambos componentes pero lo de los costes y beneficios es otro cantar...