El lavado de manos como "carga de trabajo"

Aunque no comparto totalmente el planteamiento filosófico que reduce la labor de la enfermería a un simple recuento de tiempos dedicados a tareas (alias "carga de trabajo") ignorando que la misma tarea o acción NUNCA lleva el mismo tiempo ni siquiera cuando se realiza con el mismo paciente; desdeñando a las actividades no tan cuantificables como proporcinar orientación a pacientes y familiares, acercarse a ellos para conocer su punto de vista, sus inquietudes, etc.; olvidando la ingente cantidad de tiempo que se dedica a "recados" y otras tareas de coordinación interprofesionales o, simplemente, a buscar, poner a disposición, modificar, facilitar... cosas. Aún no compartiendo ese planteamiento he de aceptar que a la hora de agregar datos para poder saber qué pasa y objetivizar el esfuerzo de la enfermería de modo que "arriba" se disponga de información clara a la hora de sopesar alternativas; es necesario desmenuzar parte del trabajo de la enfermería en eso: recuento de tiempos.

Y como no comparto el planteamiento filosófico de la cuestión me veo siendo más papista que el papa y contabilizando acciones que "se dan por supuestas", pero que son la estructura misma en la que trabaja la enfermería. No se puede iniciar una técnica sin hacer acopio de los materiales necesarios, ni sin llevarlos al lugar de su realización. No se debe empezar una técnica sin comprobar que la preparación es adecuada, sin explicarle la técnica, sus intenciones y consecuencias al paciente, sin comprobar que la documentación (ergo consentimiento si es el caso) está en orden, etc.

Dentro de este recuento de "acciones no contadas" el lavado de manos DEBE tener un papel fundamental; en cada acción requerida las enfermeras deben realizar un lavado de manos previo y (en la mayoría de los casos) uno posterior; puede que sobre el papel o en pantalla se trate de un tiempo despreciable, pero multiplicado hasta el infinito en cada acción nos lleva a una nada despreciable cantidad de "carga de trabajo".

Alguien me dirá que esos tiempos si se cuentan, que su programa calcula un 10% más de tiempo para esas cuestiones... yo simplemente creo que siendo una medida tan sencilla y tan eficaz se merece algo más que posters en los pasillos, se merece una inclusión explicita en los procedimientos de trabajo y una valoración completa acorde con su importancia. El tiempo que la enfermería (y los demás profesionales tambien, claro) invierte en lavado de manos en cada turno tiene más ROI que cualquier acción tecnológica que se ponga en marcha, por eso es conveniente hacer VISIBLE la valoración que se le otorga a esta tarea estructural y estratégica dentro de la atención sanitaria.

El difícil pacto y la sostenibilidad.

Hace unos días me llegó vía twett el documento del pacto de las organizaciones colegiales de médicos y enfermer@s (mira que tienen empeño en masculinizar el nominativo de la profesión) y le he dado varias vueltas a este aparente fuego fatuo en el que el muerto no se sabe bien si es el SNS o los colegios profesionales.

Pero, leyendo y releyendo caigo en que como postura esta bien; en primer término se aparca la "guerrilla prescriptiva" lo que es necesario si se quiere llegar a donde la ley del medicamento quiere: Prescripción regulada por protocolo. En segundo lugar, aunque escueto, se hace un llamamiento a la participación activa en el sistema y en las actividades con más largo recorrido: Prevención de la enfermedad, educación sanitaria, investigación y difusión de conocimiento. También se hace un llamamiento al USO RACIONAL DE LOS RECURSOS algo que también está incluido en el código deontológico pese a que los que recitan el rosario de la ética profesional lo suelen enunciar en voz baja. En tercer lugar aunque a alguien le resulte pesado y reiterativo el hecho de poner al paciente en el centro se trata con profusión; pero dejando, creo, poca marca en que ese traslado del centro de atención lo ha de ser no sólo a hacer caso de sus deseos y a apoyar sus decisiones sino más bien a hacerle principal responsable de su salud (la famosa frase...). Por último señalar que el documento se apoya una y otra vez en la trama legal tejida por el equipo de Ana Pastor (LOPS, Estatuto marco, Ley de cohesión del SNS...) y en la normativa europea pendiente de transponer (atentos al tema que ahí estará una buena piedra de toque de esta "pax") lo que debe guiarnos en nuestras iniciativas.

¿Qué le falta? Un compromiso para que se facilite el mejor aprovechamiento de las capacidades y recursos del sistema, para evitar que desperdiciemos los muchos años de formación que NOS CUESTA (si, a tod@s) la formación de profesionales con gran capacidad técnica. Un compromiso para proporcionar a es@s profesionales herramientas de aprendizaje de habilidades que no se aprenden en la formación (comunicación con los pacientes, afrontamiento del stress, como reaccionar ante un error -evitar la 2ª victima-) y mencionar específicamente al sistema público de salud como capital de profesionales y usuarios a conservar.

Porque en lo referente a la sostenibilidad del SNS es donde necesitamos comprometernos pero no en una contención de la demanda irracional o en una reducción de costes alocados que repercuta en como atendamos a los pacientes sino en una justa relación entre recursos y actividad y en la labor individual centrada en evitar prospectivamente los problemas de seguridad del paciente y notificando los Eventos adversos para que su investigación nos ayude a mejorar nuestros modos de funcionamiento aunque ello, por ahora, trae problemas graves si se trata de incidentes con daño.

Usos sospeitados e insospeitados


Estaba ben claro que só era cuestión de tempo e de paciencia para que se lanzara o emprego das tecnoloxías do entretemento na atención sociosanitaria unha vez que estas tecnoloxías avanzaron ata o punto de abandoar a pasividade e permitir ós usuarios un emprego activo e saludable. Como toda nova ferramenta se pode entender que para empregala ben hai que ter certa práctica pois se fai un taller e xa está.

Agora virán os torneos de Wii no canto dos torneos de cartas ou dominó? penso que unha cousa non quita a outra e que haberá quen non queira saber nada desto; por outra banda os xogos de baile, de ximnasia e similares semellan unha boa opción de ocio segundo que situacions.



Dempois de todo si xa empregabamos xogos como a Kororinpa para adestrar ciruxans cáseque os poderíamos empregar para calquer cousa.

A tecnoloxía ofrece estos usos que teñen que ver co aproveitamento de recursos coñecidos pero, qué dicir de descubrimentos non tan previsibles e que terán usos insospeitados como eses vermes que poden ser dirixidos mediante nanopartículas imantadas... a existencia de pensamentos tanxenciais constitue a vantaxe dos que percuran innovar.

Envidia insana.

Publicado el programa de las especialidades de Enfermería Comunitaria y Enfermería Pediátrica no puedo expresar más que una insana envidia porque dichos programas parecen reflejar que no se trata únicamente de una "titulitis" sino que podemos estar ante una apuesta seria por la rentabilización de lo mucho que cuesta formar a l@s profesionales de enfermería.

Además, he de reconocer que me ha sorprendido gratamente el Anexo II del programa de Enfermería comunitaria; creo que es la primera vez que un BOE se parece tanto a un artículo científico, por lo menos en cuanto a referencias...y eso que alguna es más bien antigua o descontextualizda (es una opinión particular), pero se ve que hubo alguien bien formado detrás de esto.

Yo sé que esto no es sino un paso en un largo proceso que llevará a la creación, dentro de vaya usted a saber cuantos años, de las correspondientes plazas pues; actualmente, no se dan las condiciones (¿o si?) para crear plazas de especialista salvo que se les dote de competencias que, en verdad, las hagan "rentables" para la sociedad. Ese es el reto de los planificadores; captar las situaciones en las que una enfermera especialista verdaderamente en uso de sus competencias dentro de un EQUIPO DE TRABAJO proporcione atención y cuidados que rebajen la presión a los dispositivos asistenciales y satisfagan las expectativas de los pacientes.

Sino se cumplirá el vaticinio de mi consejera que vio desde el principio como esa especialidad se creo para "bloquear el acceso a primaria desde especializada"... El tiempo dirá.