Prescripción. Pechase un prazo, iniciase outro

Coa aprobación no congreso da modificación da "lei do medicamento" -.PDF- (Lei 29/2006) para DEIXAR CLARO que só médicos, odontólogos e podologos no ámbito das súas competencias teñen facultade para receitar medicamentos suxeitos á prescripción médica e que o que tanto alardea o CGE queda ó albur dunha nova regulación que vai ter que agardar a un consenso entre o propio CGE e a OMC e a validación da Agencia de Calidad do SNS...temos para rato.

Ou sexa NADA.

E queda aínda o trámite no senado onde as maiorías trocan.

E unha regulación gubernativa que debe nacer do consenso entre os colexios profesionais na elaboración de protocolos e guías de práctica clínica e asistencial que, ademais (e ten lóxica) deben ser validados pola citada axencia.

E, ademais, para esa prescripción HABERÁ QUE ESTAR ACREDITADO polo MSPS; isto quere dicir que esa acreditación "con efectos en todo el estado" aínda non se produxo e que, pode, que o desenrolo feito en andalucía teña problemas xuridicos.

Cuando la tecnología es el peligro

Bien se puede decir que soy "tecnofilo" y no porque escriba un blog y haga uso de herramientas más bien comunes en los tiempos que corren si no por la presencia más o menos constante de la tecnología en lo que escribo.

Pero la tecnología también tiene su peligro y uno de los más evidentes es la atrofia de ciertas habilidades que forman parte del 'valor añadido' de la enfermería en la atención a los pacientes; por ejemplo, la observación.

Contrastar lo indicado por un monitor con lo que observamos en un paciente de modo directo o indirecto (lo que nos refieren otros profesionales o la familia) es una práctica correcta y necesaria, pero que requiere la adquisición de la habilidad de observar esos signos/sintomas. Las generaciones anteriores de enfermeras adquirieron esa habilidad de modo 'natural' por la escasez de instrumentos de monitorización y por sus limitaciones técnicas; pero en la actualidad, los monitores portátiles y las centrales de monitorización centran las habilidades de observación en los propios datos y gráficos restando centralidad a la información que nos ofrece el contacto directo con el paciente u otros datos.

Y esto no solo lo digo yo; lo dice Nursing Times que ha realizado un estudio sobre el uso de los aparatos de monitorización llegando a afirmar que "los aparatos de observación automáticos pueden disminuir las habilidades de las enfermeras" y que "la disminución de las habilidades de observación puede poner en riesgo a los pacientes" llegando casi al 25% los profesionales que, en el último mes, vivieron situaciones en las que la falta de alerta sobre un empeoramiento de un paciente acabó teniendo consecuencias para el mismo.

Para paliar esto no cabe duda que el paso principal es la formación en las habilidades de observación y, en ese campo, creo que las prácticas son la oportunidad esencial de contrastar 'in situ' como quien quiere aprender convierte en resultados las enseñanzas teóricas de la mano del profesional con el cual realiza la práctica.

Otra cosa, ya más avanzada, es la implantación previa adaptación, formación y pilotaje de instrumentos de puntuación como los que preconiza la agencia británica de seguridad del paciente que podrían reducir esos incidentes gracias a la objetivación de parámetros más bien subjetivos.

Reforma espejo

Aunque aún es pronto para saber si la reforma de la sanidad en los EEUU se quedará en un espejismo lo que SI se puede afirmar ahora es que se trata, en parte, de un "camino de vuelta" de lo que el monologo gesto-industrial quiere hacer visible como la única consecuencia de la actual manera de hacer las cosas en el SNS.

Hace unos días en un medio in-comunicativo muy difundido un ex-presidente de comunidad autónoma comentaba sobre los costes de la atención a los no-residentes comunitarios; conocido como 'turismo sanitario' del que ya he hablado en este blog. El MSPS salió a desmentirlo, pero con la 'boca pequeña' porque ellos ya poco saben de los desequilibrios que estas atenciones provocan en los presupuestos y en la planificación de la sanidad autonómica.

El caso es que tras estas llamadas al 'justiprecio' de la atención sanitaria a no-residentes se esconde cierta sensación de reproche por parte del resto de los socios de la UE por lo que es un sistema con pocas limitaciones para ciudadanos y profesionales en lo que objetivamente concierne a la atención sanitaria. No sabemos lo que cuesta lo que la sanidad nos da y no parece que importe más allá de la ventanuca por la que nos toque mirarla cada día. A opiniones como la mía siempre se responde "ya, pero habrá que mirar en que gastan en tal o cual sitio...que yo no voy a ahorrar para que otros gasten lo que les da la gana..."

En fin; que dada la actual falta de responsabilidad de los que prestamos el servicio actualmente y la falta de decisiones de quienes deben hacer los "límites del campo" más pronto o más tarde estaremos en el "debate de ida", esto es, hablando de la obligatoriedad de seguros complementarios privados o empresariales para la asistencia sanitaria como segunda pierna de la participación privada en la sanidad general (la primera ya lo es la participación privada en la provisión del servicio por múltiples vías).

Obama conseguirá reformar el sistema americano poniendo como ejemplo algo que estamos dispuestos a dejar morir por mantener privilegios/abusos que poco tienen de lógico y mucho de cómodo.

¿La sanidad igual que la educación o la educación igual que la sanidad?

A cuento del nuevo sistema de listas de contratación propuesto por el SERGAS me viene a la memoria el actual sistema de contratos de educación en el cual, los mismos sindicatos que protestan mantienen un 'modus operandi' que PERPETÚA en interinidades a las personas que aprobaron sin plaza hace 5 o más años y que sólo tienen la obligación de presentarse al examen de oposición para permanecer con ese privilegio...

Así que lo que se critica como funesto en una esfera de representación es asumible en otras... y esto no quiere decir que yo apoye ni el sistema propuesto por el SERGAS ni el actual de educación; para empezar porque no creo que el sistema de oposición sea el más eficiente para la administración ni el que garantice una mayor tasa de estabilidad laboral.

A espera dos mortos

Hoxe, a proposito dunha chuzada voltou a asaltarme o coñecido tema das listas de espera e os falecementos. A verdade é que os periodistas non fan caseque nengunha indagación sobre os temas que publican, pode que contrasten a nova preguntándolle ó familiar do finado si é verdade que o chamaron do hospital mais de ahi non pasan...

O certo é que este tipo de nova salta ós medios de cando en vez e que é un tema que preocupa (e de que xeito) ós que administran certas facetas do tema sanitario ata o punto de ESCOITA-LAS NECROLÓXICAS como medio de captación de información sobre finados...si, lestes ben.

O tema é grave non porque algúen que estaba a esperar unha intervención ou tratamento fine e a súa familia reciba unha chamada...esa é a punta do 'iceberg' o verdadeiramente alarmante é ata que punto estan distantes (cando queren) as administracions.

Si unha persoa está en lista de espera en Ponferrada para unha intervención e falece en Alacante o certificado médico cos datos do finado (o DNI resulta fundamental) é enviado ó rexistro civil no que consten os seus datos e, dende alí, solicitase o certificado de voluntades ó rexistro destas en Madrid. O rexistro comuncia o falecemento a.... Facenda (polos xa desaparecidos impostos de sucesions) e ala xa está. O resto das administracions tarda en recibir calquer tipo de nova sobre este acontecemento ou simplemente non a recibe.

Unha das primeiras afectadas vai ser a enfermeria de primaria pois si o finado tiña algunha revisión e ela quere indagar sobre a súa ausencia pode que teña que escoitar insultos por estar a facer ben o seu traballo...

Agora, constructivamente; non haberá quen artelle unha solución mellor que a de escoita-las necrolóxicas na radio? A ver si coa Historia Clinica Electrónica (vinculando un nº de Hª a un DNI) se conquire que no trámite de defunción do rexistro 'salte' esta "alta definitiva".